Viva Dios Uno Y Trino en Nuestros Corazones Y en Los Corazones De Todos Los Hombres

NOSOTRAS


SERVIMOS a la proclamación del Evangelio allí donde aún no ha sido anunciado, o lo ha sido de manera insuficiente, y donde la iglesia local no puede valerse por sí misma.

COLABORAMOS para edificar comunidades cristianas que lleguen a ser signos de la presecia amorosa y liberadora de Dios.

ANIMAMOS a los laicos a descubrir su reponsabilidad cristiana en la sociedad y participar activamente en su comunidad.

ESTAMOS llamadas a dedicar nuestro servicio preferencial a los pobres.

CONTRIBUMOS a que la mujer tome mayor conciencia de su dignidad y función en la familia, en la Iglesia y en la sociedad.

TRABAJAMOS en favor de la justicia, la paz y la integridad de la creación.


VIVIMOS nuestra consagración religiosa-misionera en el ejercicio de nuestra profesión al servicio del desarrollo integral de los pueblos, sin distinción de raza, religión, ni condición social.



Nuestra presencia en España se remonta al año 1951, en la localidad de Ponferrada provincia de León, donde llegaron algunas hermanas para comenzar a trabajar en la asistencia de enfermos a domicilio.
En primer lugar, se comenzó con muy poco. El inicio de la construcción de Colegio, en el sitio que ahora ocupa, fue lento hasta llegar a lo que hoy es.
En 1976 se comienza con una segunda comunidad, esta vez en Alcorcón (Madrid). A pesar de ser pocas hermanas, en 1984 se empieza otra tercera comunidad en Valladolid, destinada a ser Casa de formación de las Hermanas jóvenes y a trabajar en la pastoral parroquial.
En 1989 se abre otra comunidad en Viseu (Portugal) para la animación misionera y pastoral juvenil-vocacional.
En 1996 las Misioneras Siervas del Espíritu Santo llegan a Casal de Cambra (Lisboa) para integrar a familias inmigrantes en el proyecto de "Familias Realojadas" es esta localidad. La urbanización donde viven las Hermanas es un barrio pobre, cuya gente procede de chabolas de la periferia, en su gran mayoría descendientes de africanos.
Unos años más tarde se abre otra comunidad en Odivelas (Lisboa) desde donde se acompañan diferentes grupos misioneros y parroquiales. 

Nuestros objectivos fundamentales son :
  • Mantener viva la responsabilidad misionera por la Iglesia universal.
  • Animar a aquellos jóvenes que se sienten llamados a un servicio misionero comprometido.
  • Servir de cauce para aquellas jóvenes que quieran entregarse totalmente al Reino a través de una Congregación religiosa y misionera, según el espíritu de nuestros Fundadores.